lunes, 15 de agosto de 2011

A 42 AÑOS DEL LEGENDARIO FESTIVAL MUSICAL DE BETHEL - WHITE LAKE


 Escucha mientras lees


¿Le suena familiar ese festival?
Quizá no. Pero debo decirle que fue -sino el mejor- el más grande festival de música Rock&Pop, en cuanto a dimensiones y afluencia de espectadores. También el más mediático de la década de los 60’s.
¿Aún no lo identifica?
Bueno, este festival se desarrolló por tres días  consecutivos (en realidad cuatro) desde las 17.07 hrs. del viernes 15, hasta cerca del mediodía del lunes 18 de agosto de 1969.
En los años posteriores fue calificado como el acontecimiento que mostró ante el mundo una nueva sociedad estadounidense producto de la contracultura que se desató a partir del período denominado Verano del Amor, en 1967. Se dice que a partir de él la sociedad yanqui nunca más sería la misma.
Hasta el día de hoy se sigue escuchando a personas que alegan haber estado en dicho acontecimiento. En su momento se llegó a calcular en poco más de 500 mil las que concurrieron a aquel lugar ubicado en Sullivan County, condado (una suerte de provincia para nosotros) de Nueva York. De ser cierta  la presencia de todos quienes dicen haber participado, abrían sido más de tres millones de personas.
Es que nadie ha querido quedar al margen del tremendo hecho histórico que significó la presentación de los más grandes músicos de la era dorada del Rock & Roll: Janis Joplin, Jimi Hendrix, Ten Years After, Santana Band, Crosby, Still, Nash & Young, Sha Na Na, CC Revival, Richie Havens, Arlo Guthrie, Joan Baez, Grateful Dead, Sly  & The Family Stone, The Who, Jefferson Airplane, Joe Cocker, The Band, Johnny Winter, entre otros.
¿Cómo? ¿Todavía no capta de qué estamos hablando?
Su organización fue ideada por jóvenes que no superaban los veintisiete  años de edad: Michael Lang, Artie Kornfeld, John Roberts, Joel Rosenman. Esto jóvenes fueron informados de la existencia de las instalaciones de un antiguo parque industrial en un pueblo del condado de Ulster, Nueva York. En la entrevista que sostuvieron con las autoridades de esa localidad, expresaron que su intención era efectuar un festival de música, arte y danza, con la participación de artistas nacionales e internacionales dentro de la filosofía de la paz y el amor. Muy pronto las autoridades se dieron cuenta que estos jóvenes no tenían una verdadera idea de la cantidad de personas que podía congregar teniendo en consideración el auge que iba alcanzando ese tipo de eventos, como el caso de Monterey, dos años antes.
Presionados por la población del lugar, finalmente les rechazaron el otorgamiento de la licencia. El problema que se presentó es que, llevados por el entusiasmo, los jóvenes organizadores no esperaban esa respuesta y ya habían lanzado, semanas antes, una campaña publicitaria a través de la radio: los días 15, 16 y 17 de agosto tendría lugar un Festival de Música denominado Festival de Woodstock.
Woodstock, población perteneciente al condado de Uslter, Nueva York pasaría así a la historia como la ciudad que le dio nombre a un mítico festival de Rock que en realidad ocurrió en otro lugar, Bethel.
¿Se imagina hablar de ese festival como el Festival de Bethel, tres días de paz y música?
Suena raro ¿no?
Pero así fue. Woodstock fue en realidad Bethel.
Cuenta la historia que, presionados por el paso de los días, con boletos vendidos, publicidad pagada, artistas contratados e incluso concurso abierto para el afiche oficial, Lang, Kornfeld, Roberts y Rosenman tomaron conocimiento que en el condado vecino de Sullivan County, pueblo de Bethel, en una aldea a la que se le daba el nombre de White Lake; un joven, Elliot Tiber, tenía una licencia para organizar un festival de música Jazz. Inmediatamente lo contactaron y le pagaron en efectivo la cesión de  dicha licencia que originalmente le costó 8 dólares. Solo quedaba pendiente el tema de la locación. El mismo Tiber  les informó que muy cerca había una granja de enorme extensión donde el terreno formaba una suerte de anfiteatro natural, propicio para lo que ellos querían hacer. Esta granja le pertenecía a un empresario de productos lácteos llamada Max Yasgur, quien terminó alquilándoles una extensión de 245 hectáreas por 90,000 dólares aproximadamente. El precio de la cesión de la licencia para la organización del festival jamás fue revelado. Lo cierto es que ni Yasgur ni Tiber jamás quisieron cobrar un dólar adicional consientes que la historia les había dado la oportunidad de formar parte de ella.
Como ya se había invertido buena cantidad de dinero y se había impreso el afiche oficial, obra de Arnold Skolnick, se decidió dejar el nombre de Festival de Woodstock, indicando, eso sí, el cambio de locación.
Ahora ya sabe, el Festival de Woodstock fue en realidad Festival de Bethel - White Lake.
Cosa de locos ¿verdad?
Afiche oficial del festival con la creación de Arnold Skolnick, que originalmente representaba una paloma posada en una flauta
 
Elliot Tiber, dueño de la licencia de 8 dólares que facilitó el Festival de Woodstock. Su historia es relatada en la película de Ang Lee, Taking Woodstock (2009)
video
“Hay una cosa importante que ustedes han probado al mundo, y es que medio millón de jóvenes pueden estar juntos tres días y tener diversión y música y nada más que diversión y música. Que Dios los bendiga por ello”
Max Yasgur
Soundtrack:
Apertura del Festival
Freedom: Richie Havens
Mean Town Blues: Johnny Winter
Soul Sacrifice: Santana
Woodstock: Joni Mitchell
Para mayor información de los temas ir a Fichero de canciones

Max Marruffo S.

No hay comentarios:

Publicar un comentario