sábado, 22 de octubre de 2011

UNA FOTO Y UNA VISITA POCO CONOCIDA

 Escucha mientras lees

(1) Manuel V. Marruffo B. (2) Robert F. Kennedy (Nov. 1965)
Robert (Bob) Kennedy (1925 - 1968)
No era mi padre sino yo quien presumía mucho de ésta fotografía. Desde que mis hijas nacieron siempre les decía: Miren, ahí está tu abuelo con Robert (Bob) Kennedy ¡ha! Qué les parece.
Una tontería, de pequeñitas cómo podían saber de quién les estaba hablando, pero en fin, esta es la dichosa foto.
Hace pocos días volvieron mis pensamientos a ella y temí que mi viejo se haya confundido de personaje. Total, los gringos, todos son iguales. Tal vez era un colorao de rango menor y mi fuente de orgullo no valía nada.
Me quise cerciorar si realmente Kennedy algún día estuvo aquí en Lima. Recurrí a la INTERNET y sí, en efecto, la visita se dio en noviembre de 1965 (arribó el día 10).
Por lo que he podido averiguar, fue una visita complicada para el entonces senador y candidato a la presidencia de los Estados Unidos, hermano menor de John F. Kennedy y que ocupara (durante la presidencia de éste) la Secretaría de Justicia -con el título de Fiscal General- lo que para nosotros es el Ministerio de Justicia.
Luis Figari y Robert Kennedy
Universidad de Lima
(Nov. 1965)
Para dicha ocasión, los estudiantes de la Universidad de Lima dieron una recepción al visitante en nombre de los estudiantes del Perú. Luis Fernando Figari fue el estudiante que dio el discurso de bienvenida. Los estudiantes le hicieron varias preguntas a Kennedy. Entre otras cosas, el senador les adelantó parte de su pensamiento:
La responsabilidad de nuestro tiempo no es otra que la de una revolución; una revolución que será pacífica si somos lo suficientemente sabios; humana, si tenemos el suficiente cuidado; exitosa si somos lo suficientemente afortunados. Pero una revolución vendrá nos guste o no nos guste. Podemos afectar su carácter, pero no podemos alterar su inevitabilidad.
Kennedy, ante la situación de miseria en la que vivía la mayoría de la población en América Latina, quería adelantarse a las revoluciones de izquierda, ala política que en dichos años tenía como fuente de inspiración la revolución cubana.
En 1966, ante la cámara de senadores de los EE.UU. reiteró:
En el Perú, en las afueras del Cusco, conocimos hombres que trabajaban en los campos del terrateniente por 45 centavos por día, un buen salario en un área donde otros tienen que trabajar tres días sin paga alguna más que el derecho de cultivar para sí mismos un pequeño trozo de una ladera de cerro. Nunca han escuchado hablar del presidente Kennedy o el presidente Johnson, nunca han escuchado de los Estados Unidos; no saben el nombre del presidente del Perú; y no hablan castellano, sólo quechua, la lengua de sus antepasados indígenas…
El problema básico es que aquí en los Estados Unidos tenemos que comprender que ahora mismo hay una revolución ocurriendo por allá y que tenemos que identificarnos con esa revolución….Les hemos predicado la dignidad del individuo, el hecho que queremos ayudarlos a que ellos mismos conduzcan sus propias vidas…
Sin embargo, eso no significa mucho para un padre de familia que tiene que trabajar por doce horas por día seis días a la semana por sólo $1.50, o un hombre que ve a la mitad de sus hijos morir antes de que alcancen un año de vida.
Tenemos que reconocer estos hechos…Tenemos que ponernos en su pellejo [in their shoes]. No aceptaríamos esas condiciones en este país….no importa cuántas personas nos vinieran a predicar sobre las instituciones y la democracia y lo malo que es el comunismo.
Podemos decir que el comunismo hace cosas terribles, que no hay instituciones libres bajo el comunismo. Pero ¿cómo puede haber algo peor allá, cuando la mayoría de hombres y mujeres y sus hijos son analfabetos y no pueden votar en una elección, porque no hay escuelas y no hay forma de recibir educación?
Pero vamos allá a contarles sobre los peligros del comunismo, que tenemos que estar con la democracia porque el comunismo es tan peligroso. ¿Qué significa eso para ellos?
Tenemos que identificarnos y asumir el hecho que se viene una revolución en América Latina y que vendrá, o con instituciones libres o con extremismo de izquierda o de derecha que eventualmente termine en extremismo de izquierda, que, en mi opinión, será comunismo. 
John F. Kennedy
trigésimo quinto presidente
de los EE. UU. 
1965 eran los días de Alianza para el Progreso, un programa de ayuda social y económica de los EE.UU. para América Latina, que se extendió de 1961 a 1970, y que partió de una idea lanzada por el entonces Presidente John F. Kennedy.

Alianza para el Progreso, en lo social, tenía como objetivo desarrollar programas educativos, de vivienda, sanitarios; en lo político, apoyar el fortalecimiento de la democracia; en lo económico, brindar soporte técnico para el control de la inflación, la mejora de la balanza de pagos y el desarrollo de la iniciativa privada. Para todo ello, EE.UU. se comprometió a desembolsar un aporte de 200 millones de dólares. El programa, como era de esperar, según el contexto existente a nivel mundial, como en la región, fue recibido con suspicacia.
Robert Kennedy retó a los estudiantes peruanos reticentes al apoyo yanqui diciéndoles:
Ustedes son los líderes peruanos del futuro. Si piensan que la Alianza para el Progreso es imperialista, entonces no participen de ella. Tienen que decidir cuáles son sus intereses. Si tienen objeciones a la ayuda americana, entonces tengan el coraje de decirle que no. Pero no van a resolver sus problemas culpabilizando a los Estados Unidos y rehuyendo sus responsabilidades individuales de hacer algo sobre ellos.
Fernando de Syszlo
pintor peruano
Luego, Bob Kennedy acudió a la casa del pintor peruano Fernando de Syzslo, donde sostuvo una charla accidentada con algunos intelectuales, de los que percibió poco interés en la situación de los sectores sociales necesitados y que perdían su tiempo en poses pseudo izquierdistas inútiles, constituyendo el problema de la IPC (International Petroleum Company) su cháchara favorita. Con cierta rudeza les dijo:

Bueno, ¿y por qué simplemente no lo hacen y nacionalizan la maldita cosa esa (refiriéndose a la IPC)? Quiero decir que no va a pasar nada. El gobierno de los Estados Unidos no va a mandar destructores ni nada por el estilo. ¿Por qué simplemente no lo hacen?
Finalmente, Kennedy visitó lo que en aquel entonces era considerada una barriada, el hoy distrito de Los Olivos, que antes formara parte de San Martín de Porres.
Y esta fue mi duda. Mi padre, el año 1965, trabajaba para la Municipalidad de La Victoria. Normalmente era el encargado de preparar los discursos, protocolo y ceremonias de dicha comuna. Tengo infinidad de fotos de este tipo de eventos dados en dicha municipalidad entre 1964 y 1974. No tenía de su parte información precisa de qué fue lo que llevó a Kennedy pasar por la rica Vicky y si en verdad lo hizo. No recordaba con exactitud dónde se tomo esta foto. 
Los Kennedy en la famosa crisis
de los misiles con Cuba
(Octubre de 1962)
Cuando quise insistir nuevamente a efecto que trate de recordar, mi padre ya tenía una sonda de oxigeno y estaba sedado en una cama de la Unidad de Cuidados Críticos Intensivos del Hospital Rebagliati. Sin embargo,  mi hermano Manuel [Manolo], me confirmó que la ceremonia que aparece en la foto se llevó a cabo en La Victoria y se trató de la inauguración de un parque con el nombre y un busto del presidente John F. Kennedy, parque que pocos años después tuvo que ser destruido para la construcción de la vía expresa de Lima.

Robert Kennedy fue asesinado el 5 de junio de 1968 cuando era el virtual candidato demócrata para la presidencia de los Estados Unidos.
Antes, el asesinato de John F. Kennedy (Noviembre de 1963) imposibilitó que Alianza para el Progreso llegará a cumplir sus objetivos, puesto que los sucesivos presidentes americanos le restaron importancia y terminó siendo solo un canal de cooperación militar.


video
Discurso pronunciado por Robert Keneddy en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, junio de 1966

Soundtrack:
Moonlight Serenade: Glenn Miller (1939)

MAX MARRUFFO S.

5 comentarios:

  1. Ud. señala: 'Finalmente, Kennedy visitó lo que en aquel entonces era considerada una barriada, el hoy distrito de Los Olivos, que antes formara parte de San Martín de Porres'.

    No se si Kennerdy haya visitado las barriadas de San Martín de Porres pero un día cuando salía del colegio lo vi llegar a la Urb. Sol de Oro, estaba en un vehículo descubierto o camioneta, a una cuadra de la actual Universidad Católica Sedes Sapientiae,cerca donde yo vivía, como esa urbanización se construyó con financiamiento del programa americano 'Alianza Para El Progreso',imagino que fue para ver personalmente uno de los proyectos en que se empleaban los dineros de dicho programa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La palabra "barriada" utilizada en este post no lo ha sido con carácter despectivo, puesto que solo aludimos a criterios o puntos de vista recogidos en las fuentes utilizadas que hacen una crónica de aquella visita, que por otro lado, no mencionan el dato que nos proporciona Ud., en cuanto lo de la urbanización Sol de Oro, información, creo, que es de lo más importante.
      Gracias por su visita y esperamos que no sea la única y última.

      Eliminar
    2. Efectivamente, el entonces senador Kennedy estuvo en la Urbanización "Sol de Oro" urbanización que nació con la ayuda de la Alianza para el progreso. Doy fe de ello ya que incluso ingresó a una vivienda ya habitada y departió con los vecinos. Lo recuerdo perfectamente.

      Eliminar
    3. Gracias por confirmar el aporte de nuestro amigo "LIMA NORTE". Vuelvo a repetir que la visita de Robert Kennedy al Perú es un pasaje casi ignorado por muchos.

      Eliminar
  2. En mi niñez todavía pude ver como el programa Alliance for Progress llegaba a los pueblos necesitados de la sierra peruana y tengo entendido que RFK buscaba mantener el programa como un legado de su hermano a pesar del odio visceral de Lyndon B. Johnson a los Kennedy; me pregunto qué opinión hubiera tenido RFK al saber que aquellos que le reclamaron lo de la IPC cuando visitó el Perú se pusieron en contra de la estatización que realizó Velasco de dicha transnacional; muchos de ellos hasta defendieron los intereses de la oligarquía; desgraciadamente meses antes del inicio de la era Velasco; RFK caía asesinado y el Programa Alliance for Progress llegaba a su fin en 1970

    ResponderEliminar