sábado, 2 de noviembre de 2013

RINGO STARR. EL CUARTO BEATLE

 Escucha mientras lees

Si tomamos en cuenta el orden de llegada como miembro fijo (y definitivo), Ringo sería el cuarto beatle; además, el segundo surdo en incorporarse a la banda (siempre se ha creído que Paul era el único). Por otro lado, quizás tuvo más derecho que George a que se le denomine el beatle callado, porque en el estudio de grabación prácticamente no intervenía cuando todos opinaban sobre lo que se estaba haciendo, salvo las ocasiones en que ponía fin a alguna discusión. Él era siempre el apoyo de los demás. Pero lo que más lo caracterizaba era su manera enredada de decir las cosas. Fue él quien creó las frases que sirvieron de títulos a dos de las canciones más conocidas de los Beatles: “Qué noche la de aquel día” y “El mañana nunca se sabe”. Musicalmente, durante la trayectoria del cuarteto, no se esforzó en escribir canciones y proponer sean agregadas a los álbumes. En realidad no le daba importancia al hecho de componer para la banda. Adolecía de cierta pereza, pues mientras John, Paul o George se rompían la cabeza en los arreglos y buscando nuevos sonidos, Ringo cogía una revista o un periódico y se sentaba en un rincón hasta que le llegase el turno de grabar. Los otros tres le decían muchas veces cómo querían que toque (en el álbum Abbey Road, Paul casi lo obligó a tocar el único solo de batería de los Beatles). La imagen risueña que le permitió ganarse el afecto y cariño de los y de las fans, puertas adentro cambiaba por las de un sujeto muchas veces osco y petulante, difícil de tratar (podía dejarte con la palabra en la boca). Dejó la banda en más de una ocasión creyendo que no estaba a la altura de los demás. Esta es una apretada reseña de su llegada a la banda más importante de todos los tiempos y lo mal que la pasó en el primer disco que grabaron The Beatles.

Nacido como Richard Starkey el 7 de julio de 1940, hijo de Elise Glave y Richard Starkey, la mayor parte de su niñez la paso en terapias de rehabilitación debido a su constitución física enfermiza, probablemente producto de las penurias vividas, como otros niños, durante la Segunda Guerra. Este hecho tendría consecuencias en el futuro. En alguna ocasión perdería un empleo debido a que no pasó un examen médico. Durante su época de baterista con los Beatles, tuvo que crear un estilo de tocar de tal manera que no se sienta la falta de velocidad y fuerza en sus golpes con las baquetas.

Fue abandonado por su padre cuando tenía tres años de edad, lo que obligó a su madre a tener que trabajar para poder mantenerlo. Doña Elise asumió una nueva relación sentimental con Harry Greaves que pronto simpatizó con el pequeño Richard a quien cuidó en sus días en el hospital.

Ringo no tuvo una educación elemental de manera regular como el resto de los chicos de su edad. Aprendió a leer y escribir muy tarde. Como es obvio, esto lo dejaba con pocas opciones laborales, las cuales debían, para remate, no exigir de él mucho esfuerzo físico.

Como ocurre con aquellos predestinados, lo que pudo ser el presagio de un futuro oscuro para un joven residente en una recóndita ciudad portuaria, fue una situación que le voltearía su mirada al campo de la música donde encontraría el éxito personal.

Durante la época en que debía ejercitarse para poder darle vigor a su contextura física, se dedicó a tocar los tambores llegando a aficionarse a dicho instrumento. Como compensación por todas las penurias que a tan corta edad atravesó su muchacho, Elise y Harry le regalaron una batería standart de segunda mano. El destino de Ritchie estaba echado.

Ringo con Rory Storm & The Hurricanes
La moda del Skiffle pegó a todos los de su generación y allanó el camino para el contacto con el negocio de la música a miles de jóvenes británicos, a quienes la vida no les ofrecía mucho. Richard toco en algunos grupos lo que le dio confianza y seguridad. Cuando el rock’n’roll atrapó a toda Liverpool, pasaría a ser  parte de una de las bandas con mayor reputación en el lado del río Mersey: Rory Storm & The Hurricanes.

Los embrionarios Beatles no tenían punto de comparación con la organización, profesionalismo y logística de ésta banda. El camino de la gente de un tal Lennon, iba por otro lado, de tal manera que empresario que los contrataba era visto como un infeliz que no contaba con personal de calidad que ofrecer.

Sin embargo, las desiguales bandas de Rory Storm & The Hurricanes y The Beatles, coincidirían en la ciudad de Hamburgo, fragua del destino del rock’n’roll de los siguientes diez años.

Mostrando el mechón alvino de su cabellera
Richard (que  por ese entonces adoptó el nombre artístico de Ringo, proveniente de rings: anillos) fue convocado para tocar la batería como músico de sesión, en un álbum de Tony Sheridan, al igual que los Beatles.

Todo esto ocurría en Hamburgo, lugar en el que John Lennon, Paul McCartney y George Harrison día a día iban quitándose de encima la mala reputación de ser una banda desastre.

Rory Storm & The Hurricanes y The Beatles dada su condición de paisanos, con contratos de trabajo en un lugar extraño, hicieron causa común a efecto de defenderse respecto de cualquier abuso que se quisiera cometer contra ellos. Esto los acercó de tal manera que los miembros de las bandas solían alternar después de trabajar. Ringo, solía visitar a los Beatles a la hora que estos terminaban con sus maratónicas funciones, en donde se dedicaban a tocar temas blues y quedaban pocos parroquianos en el bar. Se dice que en algunas ocasiones ocupó el puesto de Pete Best, cuando éste se ausentaba inconsultamente.

Hacia noviembre de 1960 terminaría la primera estancia de los Beatles en Hamburgo, quienes luego pasarían a tener un lugar en las funciones del Cavern Club que recientemente había variado su propuesta del jazz al rock’n’roll. Como se sabe, es en ese lugar donde Brian Epstein conoce a John, Paul, George y Pete Best y les ofrece ser su manager y conseguirles una audición en compañías discográficas de Londres.

Mientras tanto, Ringo continuaba su trabajo con la banda de Rory Storm, y tenía su propio número denominado Starr Time, que terminó por completar su apelativo a Ringo Starr.

En Hamburgo, dos futuros compañeros
Económicamente no le iba mal. Se compró su auto cuando John, Paul y George aún tenían que pedir prestada una batería para poder presentarse en algún sitio.

El día 6 de junio de 1962 ocurriría un hecho fundamental en la vida de Ringo, aunque para él fuera completamente ajeno. En Londres, un productor musical de una subsidiaria de la poderosa EMI Records había tomado la decisión de sustituir al baterista de una joven banda para la grabación de su primer disco. El productor, de nombre George Martin, no deseaba la salida del muchacho, solo quería un baterista de sesión para la grabación del primer simple de los autodenominados The Beatles. El líder de la banda -hasta ese entonces- John Lennon, decidió aprovechar la situación para desprenderse de Pete Best, el baterista en cuestión.

George Martin había convocado a los dirigidos por Brian Epstein para el mes de Setiembre. Unas semanas antes, Epstein telefoneó a Ringo preguntándole si quería unirse a The Beatles, Ringo le dijo que sí, pero que no podía hacerlo de inmediato ya que no quería dejar plantado a Rory Storm en pleno cumplimiento de contratos para actuar en varios lugares, Epstein le dijo que no había problemas mientras no cambie su decisión. La llamada ocurrió la noche del 15 de agosto de 1962. Al día siguiente, Brian Epstein convocó a su oficina a Pete Best para decirle que estaba despedido.


Puede decirse entonces, que en la noche del 15 de agosto de 1962, quedó finalmente conformada la alineación de la banda más importante de la música popular (y de todos los tiempos) The Beatles: John Lennon, guitarra rítmica y voz; Paul McCartney, bajo y voz; George Harrison, primera guitarra y voz; y, Richard Starkey (Ringo Starr), batería, pandereta y voz.

Como bautizo, el 19 de agosto de 1962, Ringo tuvo que soportar la cólera de las fans incondicionales de Pete Best que exigían su inmediata salida y la reposición de su consentido. Quien se llevó la peor parte de las protestas (que continuaron por varias semanas) fue George Harrison, que recibió un puñetazo en el ojo por parte de un tipo que consideró la salida de Best una perrada. Esto ocurrió unos días antes del 4 de setiembre, día en que debían presentarse en los estudios de EMI en Abbey Road para grabar su primer sencillo. Martin, el productor, le pregunto a Harrison qué le había ocurrido y es en esas circunstancias que toma conocimiento de lo que motivó su decisión de puentear a Best.

George Martin y Ringo Satarr
No obstante, George Martin no se sintió corto para decirle a Epstein que para ese día tampoco quería a Ringo pues no tenía mayor referencias de éste y por lo demás quería estar seguro que el disco de lanzamiento de los muchachos sea un disco decente.

John, Paul y George (el Harrison), no se hicieron más problemas y prácticamente dejaron sólo y aturdido a su nueva contratación.

Geoff Emerick, el ingeniero de sonido de The Beatles, narra esta situación en su libro El sonido de los Beatles, coescrito con Howard Massey, Indicios ediciones, España, año 2011.

Cuenta Emerick que John, Paul y George no querían que la canción How Do You Do It, elegida por George Martin, sea el tema de su primer lanzamiento. John propuso  más bien una cancioncilla que la tenía escrita y la banda la cantaba desde hace buen tiempo: Love Me Do. Martin aceptó la proposición a regañadientes pero siguió atacando con el tema del nuevo baterista. Cuenta Emerick:

“Sin embargo, los Beatles parecían tener muchos problemas para tocarla bien: estaba claro que no la habían ensayado tanto como la otra. Ringo tenía dificultades para mantener el ritmo, y Paul empezaba a enfadarse con él. Después de cada toma miraban expectantes al cristal de la sala de control, y George Martin hacía todo lo posible por animarlos a través del micrófono interno, pero cuando hablaba en privado con Norman criticaba el ritmo desacompasado del batería…”.

Camino a las oficinas de EMI para la sesión fotográfica
del álbum Please, Please Me
George Martin tomó, finalmente, la decisión de no contar con Ringo no solo para la canción principal del sencillo, sino también para la canción de la cara B.

Cuando los Beatles retornaron al estudio al cabo de una semana, se encontraron que en la sala ya había una batería; Mal Evans, operario de los Beatles, encargado de transportar e instalar los equipos preguntó:

“¿Alguien me pueden decir donde tengo que montar la batería de Ringo?”

Cuando uno de los técnicos de EMI le dijo a Evans que Ringo sería sustituido por un baterista de sesión (Andy White) se limitó a decir:

“Vaya, Ring no se va alegrar de oír eso, pero supongo que aquí quien manda eres tú. Voy a decírselo a los demás”.

Emerick cuenta que Ringo se enfadó y los otros tres trataron de calmarlo, pero cuando vio que se colocaban sus guitarras dando por aceptada la situación, Ringo se encaminó a la sala de control a exigir una explicación:

“Al abrirse la puerta, Norman cruzó la habitación para saludarlo. <<Buenos días, Norman>>, respondió Ringo en un tono fúnebre que encajaba con su comportamiento. Mirando a su alrededor en busca de alguna cara conocida, preguntó con voz lastimera: <<¡Dónde está George!>>
Nervioso, Ron se aclaró la garganta y se presentó a Ringo. Tras un silencio incómodo, le dio la mala noticia:
Lo siento, Pero George va a llegar un poco tarde, de modo que yo comenzaré la sesión. Y… otra pausa, otra mirada de abandono. Bueno, me ha pedido que te diga que hoy vamos a utilizar a Andy, es un batería profesional, contratado para esta sesión.
Ringo puso una cara aún más larga, como si estuviera a punto de tirarse del puente más cercano. Aunque yo no lo conocía de nada (todavía no nos habíamos dirigido la palabra), sentí lastima por él.
Andy White, que también se sentía violento, se levantó.
Hola, tío -le dijo a Ringo-. He oído hablar muy bien de vuestro grupo.
Se dieron la mano con cierta incomodidad, y luego White bajó rápidamente al estudio. Recuerdo que me impresionó la decisión de Andy de irse de inmediato, evitando así lo que podía haber sido un enfrentamiento desagradable. Fue otra lección de protocolo en el estudio. Desanimado, Ringo se hundió en una silla al lado de Ron y la sesión empezó”.


Este fue el duro comienzo de Ringo con los Beatles. Pasó mucho tiempo para que comprendiera que George Martin solo quería lo mejor para la banda y no se trataba de nada personal. Aunque Ringo siguió arguyendo que lo hecho por White en Love Me Do y P.S. I Love You no era algo mejor de lo que él pudo haber hecho.

Ringo en A Hard Day's Night
Desde la grabación del primer álbum (Please, Please Me), a menudo se reservó una canción para Ringo, sea escrita por John o por Paul. El primer tema de Ringo fue Boys, una canción a la que se tuvo que cambiar el género, pues la original era cantada por un grupo vocal femenino de los Estados Unidos. Quizás, de todas, la que más trascendió fue Yellow Submarine, canción escrita por Paul McCartney para el álbum Revolver. Para el álbum The Beatles, denominado popularmente como White Album, Ringo aportó el tema Dont Pass Me By, pero fue su interpretación de una canción escrita por Lennon la que llamaría la atención de los críticos: Good Night, tema de cierre de dicho álbum.

Ringo en Help!
Con la ayuda de George Harrison compuso para el LP Abbey Road el tema Octopuss Garden, pero su verdadera aportación a ese álbum fue el nombre del mismo (Abbey Road. El que sería el último álbum de The Beatles).

Cabe señalar que Ringo prácticamente se convirtió en el fetiche favorito de los productores de las películas de los Beatles o relacionadas con ellos.

Su personaje (interpretándose a él mismo) fue la figura principal en A Hard Day's Night ' (1964); luego, de la misma forma en Help! (1965) y en Magical Mystery Tour con su tía gorda (1967).

En la película animada Yellow Submarine, su personaje también fue figura central. Es recordada la escena aquella dónde le dicen que no apriete un botón y el responde “Cuál ¿Éste?” apretándolo.

Ringo y su tía gorda.
Magical Mystery Tour
En los cartoons de 1964, la figura animada de un Ringo algo tonto era el preferido de los niños (aunque se dice que a Ringo no le agradaba).

Ringo se casó con una integrante del Beatles Fans Club: Maureen Cox y tuvo tres hijos: Zak, Jason y Lee. Posteriormente se divorció y se volvió a casar con la actriz Barbara Bach, ex chica Bond (fue co-estrella con Roger Moore en la película La espía que me amó - 1977) que hasta el día de hoy lo acompaña a todo lugar donde se presenta con su mega banda la All Starr’s Band.

Ringo, el más simpático de todos los Beatles, que suele declarar que ya no quiere firmar más autógrafos; que enfada a toda la población de Liverpool al decir que de dicho puerto no recuerda nada; el único cuya estatua -de las otras levantadas en homenaje a los Beatles- no tiene cabeza (puesto que se la volaron después de lo que dijo), viene por primera vez al Perú (11 - 11 - 13) y a otros países del América del Sur, con una propuesta que ha tenido aceptación en muchos lugares del mundo donde se ha presentado. Un conglomerado de viejas y legendarias figuras no del rock, sino, de lo Mejor del Rock, con las que interpreta no solo las canciones que grabó con The Beatles, sino también sus canciones como solista; y, además, las canciones más famosas de las mega-estrellas que lo acompañan. Conformación que se forma y va rotando según décadas, desde los 60’s a los 70’s; de los 80’s a los 90’s.

En lo personal, es una nueva oportunidad para poder decir: I Saw Him Standing There! ¡He visto un beatle! 

Su icónica figura de Yellow Subamrine
Notas:
- Ringo Starr fue el único beatle que utilizó nombre artístico durante la existencia profesional de la banda. Por otro lado, se vio forzado a rasurarse la barba que lo caracterizaba en sus primeros años como baterista, para no desentonar con la imagen limpia y juvenil que Epstein quería para sus muchachos.

Según Ringo, sus sueños de adolescente se vieron hechos realidad cuando tocó con The Beatles en el London Palladium (13 - 10 - 63). Siempre le había dicho a su mamá y a las amigas de esta que algún día lo haría.

Ringo es el beatle que más incursiones ha tenido en la pantalla gigante, que casi se le puede decir actor de cine, además de músico.

- Maureen Cox cantó en los coros de la canción The Continuing Story of Bungalow Bill, escrita por Paul McCartney para el álbum The Beatles (White Album).

En la película Let It Be, como en la grabación original de Get Back, se le escucha aplaudiendo al final y a Paul darle las gracias: “Thank you Mo”.

Maureen asumió seriamente el papel de ama de casa, pues esperaba despierta a Richard, cada vez que éste tenía que grabar con la banda hasta altas horas de la noche. Siempre le tenía la cena lista.

Patty Boyd -esposa de George Harrison- en su libro Wonderful Tonight, acusó a los dos de haber tenido relaciones extramaritales en la misma casa de los Starkey.

Las acusaciones mutuas de infidelidad llevaron al divorcio de la pareja en 1975. Las relaciones entre Ringo y Maureen fueron tirantes hasta que, ya enferma de cáncer, volvieron a hacer la pases. Ringo, junto a sus hijos la acompañó en su lecho de muerte en 1989.

- Zak Starkey, el hijo mayor de Ringo y de Mo, es un baterista profesional y ha integrado bandas mìticas como The Who y Oasis.

- Lee Starkey, la hija menor procreada por Ringo y Mo, es una diseñadora de modas. Se le diagnosticó un tumor cerebral el cual pudo serle eliminado. Su hermano Jason vivió un tiempo con ella en la casa que los tres se construyeron en Hampstead - Londres.


video
"I Call Your Name" Ringo Starr


Soundtrack:
Boys: The Beatles (1963),
Matchbox: The Beatles (1964),
Dont Pass Me By: The Beatles (1968),
Octopuss Graden: The Beatles (1969),
Good Night: The Beatles (1968),
Yellow Submarine: The Beatles (1966).


  MAX MARRUFFO S.

No hay comentarios:

Publicar un comentario