sábado, 4 de agosto de 2012

CONOCIENDO LOS LUGARES DE "DÍA DOMINGO"

Escucha mientras lees

 
Iglesia Matriz de Miraflores. Estuvo ubicada en el parque Central de Miraflores antes que este se ampliara en 1940. Poco antes fue demolida para levantar en el mismo sitio (1939) la actual iglesia de La Virgen Milagrosa. La imagen data de inicios del siglo XX
Estas son breves historias de los lugares citados por Mario Vargas Llosa en su relato "Día Domingo". Te pueden ayudar en algo si decides recorrer los espacios reales del mundo imaginario de nuestro afamado novelista. Si vives en Lima o estas de visita por esta ciudad, puede ser el motivo de un pequeño y divertido paseo.

Miraflores

En línea roja todos los lugares mencionados en el relato de Día Domingo
La historia transcurre en Miraflores, distrito ubicado al sur de Lima, barrio en el que Mario Vargas Llosa  pasó parte de su adolescencia y que hoy en día es uno de los distritos más desarrollados y ordenados de Lima, con  zonas mayoritariamente comerciales.
   
Miraflores fue creado mediante Ley del 2 de enero de 1857, promulgada por el entonces Presidente Provisional Ramón Castilla. Su nombre proviene del nombre que se le dio a un potrero que la orden mercedaria tenía en aquel lugar a comienzos del siglo XII: San Miguel de Miraflores (denominación que a su vez procede de la Cartuja de Miraflores, conjunto arquitectónico en el que se levantó el monasterio de la Orden Cartuja existente en la ciudad de Burgos, España, fundado en 1441). Hasta 1850 su territorio perteneció a Magdalena. Su primer alcalde fue Francisco de la Cruz Marmolefo.

Para el relato de Día Domingo, Vargas Llosa reduce el espacio real existente entre los lugares que cita para dar la impresión de un ámbito cerrado y familiar. En efecto, quien pueda caminar por dichos lugares, podrá darse cuenta que se trata de sitios alejados -a una gran distancia en algunos casos- unos de otros.
   
Parque Central

Vista aerea del parque central antes de su ampliación en 1940. Se puede apreciar (cerca del centro de la imagen) que aún no se había abierto la avenida Diagonal que se extendería (según esta vista) por el lado izquierdo
del parque
El parque Central, que data más o menos de 1900, sirve de puerta de ingreso para el distrito (viniendo de Lima por la avenida Arequipa). Inicialmente constituyó una pequeña área verde entre la avenida Larco y la Calle Lima, que en gran parte fue demolida para abrir la avenida Diagonal. En efecto, al momento de abrirse esta avenida en 1940, se amplió el área verde quedando finalmente constituida por dos parques. En la década de los 60’s, el parque que quedaba al extremo sur se le dio el nombre de parque Kennedy. En total, toda el área verde suma 22,000 metros cuadrados.
 
Vista del parque Central -desde el final de la avenida Arequipa- pudiéndose apreciar la avenida Larco ya ampliada pues antes era una calle estrecha.
No existía, aún, el palacio municipal, cuya torre no aparece en la imagen
El parque Central, en la época que se creó, albergó una pequeña iglesia, la que fue demolida para construir la actual cuyo nombre es Iglesia de la Virgen Milagrosa, inaugurada en 1939, al lado del palacio municipal.
 
Se puede apreciar en la imagen (lado derecho) la calle Lima, que luego cedería paso a la avenida Diagonal
.


Vista de la iglesia La Virgen Milagrosa. A su costado izquierdo, el palacio municipal. A su derecha, la Diagonal
La pista que dividía los dos parques y a la que dan los frontis de la iglesia y la Municipalidad fue cerrada al tránsito vehicular para convertirla en paseo peatonal, obra que los ha unido. A ambos de les suele denominar parque Central o parque Kennedy. La página oficial de la Municipalidad de Miraflores lo denomina parque Central.
       
El parque Central de Miraflores en la actualidad.
La famosa fuente del óvalo data de la década de los 60's
Avenida Pardo

Avenida Pardo en los 40's
La avenida Pardo, que data de la primera década del siglo XX, antes formaba una gran alameda con la hoy denominada avenida Ricardo Palma, que juntas cruzan de lado a lado el distrito (Oeste - Este). Ambas estaban bordeadas de Ficus, árbol de procedencia asiática que se caracteriza por la longevidad y gran altura que suelen alcanzar. Esta especie fue muy utilizada para adornar los lados de grandes avenidas limeñas como la avenida Arequipa (que une el centro de Lima con el sur) y la avenida Salaverry (que une el centro de Lima con el lado Oeste). Para la época en que se escribió Día Domingo, la avenida Pardo aún mostraba su escolta de Ficus, los cuales fueron talados a comienzos de los 60’s ya que las raíces de estos, a lo largo de los años, brotaron destrozando el pavimento convirtiendo en intransitable la alameda. Hoy día lo que fue la alameda es un corredor peatonal elegante con farolas y banquetas que en conjunto relajan los sentidos del transeúnte distrayéndole del caos vehicular.
   
"...Entre el segundo y el tercer ficus, pasando el óvalo, vivía Flora...".
Parte inicial del relato Día Domingo
En dos momentos del relato Vargas Llosa describe a la avenida Pardo como una arteria desierta:
   
La gente seguía en el parque y la avenida Pardo se hallaba desierta; caminaban por la alameda, bajo los ficus de cabelleras altas y tupidas.”

“La avenida Pardo continuaba solitaria. Acelerando el paso sin cesar, caminó hasta el cruce con la avenida Grau…”.

La avenida Pardo es una de las principales vías de acceso y salida del distrito de Miraflores. Conecta, hacia el Oeste con la avenida del Ejército,
la que a su vez esta conectada con la avenida Brasil y Salaverry
De hecho, la avenida Pardo ya no es lo que fue en la época en que se escribió el relato, puesto que hoy es una de las arterias principales de ingreso y salida del distrito, que soporta un cargado tránsito vehicular a toda hora del día.
    
Hoy la avenida Pardo acoge grandes torres residenciales. Lara en la avenida Pardo recorriendo los lugares de Día Domingo
Cine Montecarlo
   
Esquina donde se ubicaba el Cine Teatro Montecarlo
(hoy en proceso de demolición)
El cine Montecarlo, ubicado en la intersección de la cuarta cuadra del jirón Elías Aguirre con la sexta cuadra de la calle Chiclayo era un cine de barrio, perteneciente a la familia Barrenechea. Como todos los cines de Lima, el Montecarlo cayó en decadencia hacia mediados de los 80’s, convirtiéndose luego en un teatro. El año 2009 fue transferido a una inmobiliaria y hoy, cuando escribimos este post, se encuentra en proceso de demolición para levantar en su lugar un edificio de vivienda multifamiliar. El bar, donde según el relato se reunían los pajarracos y era atendido por Cuncho, se encontraba en el vértice formado por ambas arterias y era parte del mismo inmueble.

Luego que dejara de funcionar como cine, el Montecarlo se convirtió en sala de teatro exclusivamente hasta su cierre en la segunda mitad
de la década de los 00's
En el relato de Día Domingo el autor no precisa en qué calle, jirón o avenida está ubicado el cine. En una parte indica que Miguel, luego que decidió evitar el encuentro entre Flora y Rubén, va en busca de los pajarracos caminando por la avenida Pardo hasta llegar al cruce con la avenida Grau.
   
Estado actual del inmueble donde funcionó el Cine Teatro Montecarlo
Cabe señalar que haciendo intersección con Pardo, en ambos lados y a la misma altura, con sentido vehicular opuesto, se inician la avenida Grau y la Elías Aguirre. El cine Montecarlo queda, como se ha indicado, en la avenida Elías Aguirre.
   
Avenida Diagonal
   
La Diagonal en el lado derecho de la imagen. Puede apreciarse que a finales de los 50's, aún no existía la fuente del óvalo
La avenida Diagonal, que parte del óvalo de Miraflores haciendo ángulo con la avenida Pardo, corre con dirección al mar, por el lado derecho del parque Central, de manera diagonal respecto de la avenida Larco, ubicada al lado izquierdo del citado parque. Al final de la vía se encuentra, hacia su derecha, con la bajada Balta que se bifurca entre la bajada y el malecón del mismo nombre. Continuando por la izquierda la vía recibe el nombre de Malecón 28 de Julio. La avenida Diagonal fue abierta en 1944, para cuyo efecto se demolieron cerca de dos manzanas en las que concluía el parque Central haciendo una pequeña calle denominada Calle Lima (un retazo de esta calle la encontramos a continuación de la Iglesia La Virgen Milagrosa en donde queda ubicado un restaurant con mesas en la vía pública y una heladería).
  
Imagen que muestra cómo se trazó la avenida Diagonal.
Se tuvo que demoler varias cuadras desapareciendo la calle Lima
Se creó con el nombre de Oscar R. Benavides -militar peruano que ejerció la Presidencia de la República- pero que no suele ser utilizado para no confundirla con otra avenida del distrito, la avenida Benavides, que se refiere no al mismo personaje, sino a Alfredo Benavides Diez Canseco, diplomático peruano.
   
La Diagonal en los 60's
Bajada Balta
   
Se puede apreciar en el lado izquierdo de esta imagen, unas figuras que eran estatuas de marmol y que adornaban parte de la bajada de los Baños
Miraflores es uno de los distritos litorales de la capital, por tanto su territorio comprende la llamada Costa Verde, una muralla de macizos que elevan por encima del nivel del mar parte del territorio costeño de Lima (Miraflores se levanta a 79 m.s.n.m.). Antes de la década de los 70’s, la Costa Verde no tenía espacio para el tránsito vehicular como hoy en día.  El acceso a las playas se daba a través de quebradas que “bajaban” por los acantilados. En Miraflores  hay dos: Armendáriz y Balta. La primera hace límite con el distrito de Barranco.
   

En épocas prehispánicas, la bajada Balta fue una quebrada habitada por una comunidad nativa que en el siglo XVII fuera trasladada a los terrenos del potrero San Miguel de Miraflores de propiedad de la Orden Mercedaria. Su transformación  arquitectónica se dio en la época republicana, a inicios del siglo XIX. Con el crecimiento de la población y por necesidades urbanísticas, el aspecto natural de la quebrada (que no fue alterado sobremanera cuando se convirtió en una bajada) se rompió cuando, en la década de los 20’s, se levantó en uno de sus lados un club cuya fábrica se erigió en forma escalonada para adaptarla al terreno escarpado, formando terrazas entre uno y otro nivel (el aspecto final de la obra le dio  nombre a la institución que la albergó: Club Tennis Las Terrazas de Miraflores). Posteriormente se le cruzó por encima y transversalmente el puente Balta. Este no es mencionado en el relato ya que data de la década de los 80’s.
   


El puente Balta
Los Baños de Miraflores
    
Edificio de los Baños construido a finales de la década de 1930
Al final de la bajada Balta, bordeando la playa, en el siglo XIX se levantó una edificación de madera, a manera de largo cobertizo, que adquirió el nombre de “baños” y que asemejaba el estilo de una estación de tren, donde los veraneantes podían cambiarse de ropa y estar a salvo de los rayos solares. Las personas podían acceder al mar a través de unas escaleras. Muchos preferían tenderse en las piedras que formaban la playa. En 1938, el edificio de madera fue demolido para levantarse nuevos baños construidos con material noble. Su diseño Art Decó lo asemejaba a edificaciones existentes en la costa atlántica de los Estados Unidos. Tanto el edificio de madera como el nuevo se proyectaban en paralelo con la línea del mar. Un ala estaba destinada a los caballeros y la otra a las damas. En el centro había un espacio, a manera de rotonda, donde se efectuaban fiestas con orquestas. Estos baños se convirtieron en el punto de reunión de la clase acomodada de Lima.
    
Primer edificio de madera
Como se ha mencionado líneas arriba, hacia finales de los 60’s y comienzos de los 70’s, se dio la necesidad de abrir pistas en la base de los acantilados con el propósito de unir los extremos de la costa limeña, desde Chorrillos hasta el Callao. Para ganar espacio no solo se tuvo que derribar los baños (que también existían en Barranco), sino también, tasajear la parte frontal de los acantilados.
   
"En el verano , desde la baranda del largo y angosto edificio recostado contra el cerro, donde se hallaban los cuartos de los bañistas, hasta el límite curvo del mar, había un declive de piedras plomizas donde la gente se
asoleaba... Ahora el agua ocupaba el declive... no se veía ni un hilo de playa, pues la corriente inundaba hasta el espacio limitado por las sombrías columnas que mantienen el edificio en vilo, y, en el momento de la resaca, apenas se descubrían los escalones de madera y los soportes de cemento, decorados por estalactitas y algas."
-Parte del relato Día Domingo-
En Día Domingo, el autor se refiere a la última construcción.
   
Playa de Miraflores hoy
Parque Salazar
    
"Miguel no respondió. Sonriendo, pensaba que esa misma noche iría al parque Salazar; todo Miraflores sabría ya, por boca del Melanés, que había vencido esa prueba heroica y Flora lo estaría esperando con los ojos brillantes. Se abría, frente a él, un porvenir dorado."
-Parte del relato Día Domingo-
El parque Salazar, ubicado al final de la avenida Larco y que forma parte del malecón miraflorino, lugar donde Miguel irá en busca de Flora luego de vencer a Rubén, recibió su nombre de Alfredo Salazar Southwell, piloto peruano de la Fuerza Aérea, que el día 14 de setiembre de 1937, cuando se encontraba efectuando un vuelo de ensayo con miras a la celebración del Día de la Aviación, luego que su nave sufrió un desperfecto mecánico y comenzó a perder altura, previó que terminaría cayendo en el centro del distrito, viró su máquina hasta una zona inhabitada, estrellándose cerca de donde hoy se encuentra el parque. Por ello, en 1953, además de inaugurarse el parque, se develó un monumento en su memoria, obra del escultor Lajos D’Ebneth (Hungría), que representa una cabeza estilizada de Cóndor.
   
Monumento en memoria de Alfredo Salazar
Caracteriza también al parque,  una fuente de agua de regular tamaño.
   
Hasta mediados de los 90’s, el parque conservó su carácter bucólico, aunque, como se trasluce del relato, siempre fue punto de reunión de los jóvenes vecinos del distrito que gustaban de un espacio que servía de terraza natural con vista al mar.
    
Hoy el monumento a Salazar se ha movido para formar parte
de la nueva fuente
Hoy el parque Salazar forma parte del centro comercial Larcomar cuya construcción desató una gran disputa entre los vecinos y la autoridad municipal. El mall fue construido en la pared de los acantilados, de tal manera que, está por debajo de la superficie del parque. El monumento y la fuente se han mantenido. Actualmente, la polémica ha resurgido debido a que se quiere ampliar las instalaciones del centro comercial.

El nuevo parque Salazar y el Marriott
Paralelamente a la construcción del centro comercial, frente al parque Salazar se levantó el Hotel Marriott, un enorme edificio con dos torres de línea futurista que sirve de hospedaje a visitantes importantes de la política y el mundo del espectáculo que visitan nuestro país.
       

Soundtrack:
En una flor: Regina Alcover

(Ir a "DÍA DOMINGO" de Mario Vargas Llosa)

(Ir a El rock'n'roll en la Lima de Día Domingo)

MAX MARRUFFO S.

No hay comentarios:

Publicar un comentario