domingo, 24 de mayo de 2015

CINCUENTENARIO DE "LIKE A ROLLING STONE", "HELP!" Y "(I CAN'T GET NO) SATISFACTION"

 Escucha mientras lees
Tres temas fundamentales en la historia del rock’n’roll cumplen sus primeros cincuenta años de servicios en el frente de batalla de la vida cotidiana: Like A Rolling Stone, Help! y (I Can’t Get No) Satisfaction. Toda la música que apareció después de ellos, sea por su estructura, sus letras o las ideas que le dan vida, le son tributarias. No es por casualidad entonces que estos tres temas hayan provenido de parte de los tres elementos que dieron consistencia y forma a la música de los 60’s y 70’s: el folk, el blues y el pop; tampoco es casualidad que hayan formado parte del material de tres de sus pilares fundamentales: Bob Dylan, Beatles y The Rolling Stones.

VINCULOS RELACIONADOS:

*Like A Rolling Stone: Composición: Bob Dylan. Productor, Tom Wilson. Fecha de grabación: 15-16 de junio de 1965. Lugar: estudio A de Columbia Records, ubicado en la ciudad de Nueva York. Fecha de edición y lanzamiento al mercado: julio de 1965. Formato: single (45 rpm). Lado B: Gates of Eden. Personal: Bob Dylan (guitarra acústica, armónica, voz); Mike Bloomfield (guitarra); Al Kooper (teclados); Paul Griffin (piano); Joe Menacho Jr. (bajo); Bobby Gregg (batería); Bruce Langhorbe (pandereta). Ubicación en las listas: # 2, Estados Unidos; # 4, Reino Unido. Actualmente es inamovible número 1+ de las 500 mejores canciones de la historia según la revista Rolling Stone.


Desde el lanzamiento de su primer álbum (Bob Dylan, Columbia Records, año 1962), Bob Dylan dejó constancia expresa que lo suyo en el mundo de la música no iba a ser la búsqueda del estrellato o popularidad fácil sobre la base de cancioncitas de amor adolescente lo suficientemente dulces para que tenga pegada en las radios y que le facilitaran una buena cantidad de papel moneda en sus bolsillos. No obstante haber sido influenciado por el éxito y la imagen de Elvis, la decadencia del rock’n’roll primigenio a inicios de los 60’s, su estadía en la universidad, el conocimiento de la gesta de Woody Guthrie, su vagar por Greenwich Village (NY), lo convirtieron en uno de los grandes exponentes de la música folk, diferenciándose de los demás porque sus letras eran una suerte de reporte de hechos y noticias que afectaban, en aquellos días, a la sociedad estadounidense. Si alguien quería saber qué era lo que estaba pasando, podía coger un diario o una revista o simplemente escuchar una canción de Dylan. Sin embargo, pese a que era presentado por su discográfica y los medios (ayudados por un silencio del artista en cuanto a calificar su orientación musical) como un folksinger, la meta de Dylan era hacer ronk’n’roll pensante, y cuando se dio a esa tarea, tocando sonidos rocanroleros con su guitarra acústica y más adelante, utilizando guitarra eléctrica e indumentaria de artista pop, tuvo que pagar por el descontento que causó en sus seguidores quienes por un buen tiempo no le soltaron la pretina gritándole por donde quiera que lo veían: “Judas” o “traidor”.

Para la época en que escribió y grabó Like A Rolling Stone ya había alborotado el gallinero con discos como Bringing It All Back Home (1964) que contenía temas como “Subterranean Homesick Blues”,  un tema que ya no podía ser llamado folk, salvo por la temática de su letra, puesto que la base musical estaba compuesta por instrumentos eléctricos, tan abominables para la movida folk. Sin embargo la constante de las letras de las canciones de Dylan, hasta ese momento, seguía siendo una mirada crítica y ácida de su sociedad con temas fácilmente identificables por sus paisanos. Like A Rolling Stone no solo vendría a confirmar o sincerar que lo que Dylan siempre quiso hacer fue rock’n’roll, sino, además, es el tema con el que introduce el lenguaje críptico de su posterior repertorio y que llegó a hacerse tan común en lo que luego se vendría a denominar simplemente música rock o rock a secas.

Con Like A Rolling Stone se inicia una nueva etapa en la música juvenil. Las letras de las canciones, a partir de ella, serán reflexiones profundas o insondables de la vida y del mundo. Pasan a ser tan o más importante que la melodía, ubicándose en una escala intermedia entre la canción y el poema. El rock, descendiente del rock’n’roll, consigue lo que no pudo este: ser tomado en serio por los medios y por los adultos (algunos consideran que a partir de Like A Rolling Stone la música joven adquirió el valor de arte).

Escrita inicialmente sobre la base de un texto que podía sobrepasar 20 páginas, la canción fue grabada –a la usanza de Dylan- sin mayores arreglos que la hicieran complicada, y en una cantidad “razonable” de tomas (se dicen que fueron 15). Exigió a sus músicos (la mayoría de ellos formados en el blues) refrenar sus inclinaciones y hacer algo entre lo pop y  el rock’n’roll. Total, para Dylan, “la pepa” estaría en la letra.

Al día de hoy, muchos no se ponen de acuerdo respecto a que si la canción transmite una amonestación o es una descripción de cómo se sentía el autor en ese momento o si está referida a alguien, en especial, una determinada fémina (el personaje parece ser una Miss Lonely):

En otro tiempo vestías tan bien
Tirabas limosnas a los pordioseros desde tu pedestal ¿cierto?
La gente decía "ten cuidado, muñeca, puedes caer"
 Creías que todo era una broma
Solías reírte de todo eso
Y de los que te miraban
Ahora ya no hablas tan alto
Ahora no te muestras orgullosa
por tener que estar mendigando tu próxima comida

¿Cómo se siente?
¿Qué se siente?
Estar sin nada
Estar sin hogar
Como una completa desconocida
Como una vagabunda

Fuiste a la mejor escuela, Miss Soledad
Pero lo único que conseguiste fue saber ser explotada
Nadie nunca te enseñó cómo sobrevivir en la calle
Y ahora descubres que vas a tener que acostumbrarte a eso
Decías que nunca te comprometerías
Con el oscuro mendigo, pero ahora te das cuenta
Que él no te vende ningún alivio
Mientras solo contemplas el vacío de sus ojos
Y le preguntes "¿quieres hacer un trato?

No obstante el autor ha expresado que la canción estaba dirigida a él mismo como un llamado de atención a su dependencia de la fama que había logrado hasta ese momento, en lo personal me parece (admito opiniones discrepantes) que es una versión libre de parte del poema Aullido de Allen Ginsberg, en el que se da cuenta de una sociedad adicta a la heroína, marginal y golpeada que es ignorada por la cultura oficial estadounidense de los años 50’s y 60’s: la chica rica, exitosa, cayó en las garras de la adicción a la droga por su vida liberal y de pronto se ve lanzada a la calle a conseguir el “colérico pinchazo” siempre que consiga que alguien le fíe la cuestión: “¿Quieres hacer un trato?”.

Cabe mencionar que una de las cosas que le da personalidad al tema, es ese golpe inicial, cortante, frío, seco en el parche de la batería; además de la línea del órgano tocado por Al Kooper y la armónica inquietante de Dylan, como también su voz resoplando desafiante: “¿Cómo se siente?” “¿Qué se siente?”.

*Help!: Composición: John Lennon (& Paul McCartney). Productor, George Martin. Fecha de grabación: 13 de abril de 1965. Lugar: estudio 2 de EMI, ubicado en el número 3 de Abbey Road, St. John’s Woods, C. Westminster, Gran Londres. Fecha de edición y lanzamiento al mercado: julio de 1965. Formato: single (45 rpm). Lado B: I’m Down. Personal: The Beatles, John Lennon (guitarra acústica, voz); George Harrison (guitarra y coros); Paul McCartney (bajo y coros); Ringo starr (batería y pandereta). Ubicación en las listas: # 1, Estados Unidos; # 1, Reino Unido. Actualmente está ubicada en el puesto 29 de las 500 mejores canciones de la historia según la revista Rolling Stone.


Para 1965, la banda más grande de rock’n’roll tenía el mundo bajo las suelas de sus beat boots, con cuatro álbumes exitosos, agenda copada de giras en Europa, Asia y América, una película con buena taquilla (A Hard Day’s Night), entrevistas por radio, televisión y prensa escrita, chicas enamoradas por donde fueran, dinero, dinero, más dinero, pero su líder… se estaba quebrando. Con tan solo 24 años de edad, John Lennon comenzaba a sentirse desencantado del éxito que lo rodeaba. Debido a la aglomeración de público que suscitaban los Beatles, las medidas de seguridad a su alrededor se iban haciendo más asfixiantes y pese a que viajaban por muchas partes del mundo, sus movimientos solo se limitaban al área encerrada por cuatro paredes de los cuartos de hotel donde se hospedaban. Para colmo, cuando no estaban de gira, la vida de John se constreñía a las habitaciones del hogar que había formado con Cinthya y su hijo Julian en el suburbio londinense de Weybridge, un hogar que a su edad y con todo lo que su genio y esfuerzo le ofrecía, sentía lo limitaba. John se había casado apenas se iniciaba la beatlemanía y tenía 22.

Lennon siempre dijo que la canción Help! fue un pedido velado de ayuda pues para la época en que debían dar forma a un nuevo proyecto cinematográfico de la banda (la película Help!), con disco incluido, tuvo un bajón anímico que repercutió en su estado físico pues se sentía muy presionado. Y qué mejor que haya venido en su ayuda unas líneas de una canción de Bob Dylan: “Ha, pero yo era más viejo entonces/ Soy más joven ahora”. (My Back Page, álbum Another Side of Bob Dylan, 1964) para ponerse a tono y encontrar la letra con la que transmitiría su mensaje personal de socorro. John comienza Help! expresando:

Cuando era más joven,
Mucho más joven que ahora,
Nunca necesité la ayuda de nadie para nada.
Pero ahora esos días se fueron
Y ahora no estoy tan seguro de mí mismo.
Ahora me encuentro que he cambiado de opinión,
He abierto las puertas de par en par,
Ayúdame si puedes,
Siento decaer,
Y de verdad apreciaría que estés por aquí.
Ayúdame a volver a poner los pies en el suelo,
Por favor, por favor, ¿me ayudarás?

No es que John se haya dedicado a inicios del año 1965 a una vida de desenfreno como parece decir la letra (y como en verdad lo haría a inicios de los 70’s en su famoso Lost weekend). La fama alcanzada por la banda que fundó lo había enclaustrado y a la vez agotado a destiempo y quizás lo suyo era el primer timbre de alarma para su generación. Es a  partir de ese año que John no gozaría como antes ser un  beatle, es a partir de ese año que Paul comienza a liderar la banda puertas adentro. El cansancio y tedio lo irá manifestando en los siguientes años aunque de manera cortés o solapada hasta que terminó por reventar en las sesiones del Álbum Blanco (1968), apoyado por su amante Yoko Ono:

Ahora mi vida ha cambiado tanto,
Mi independencia parece desvanecerse en la bruma.
Pero ahora esos días se fueron
Y ahora no estoy tan seguro de mí mismo.
Sé que simplemente te necesito
Como nunca antes lo había hecho.
Ayúdame si puedes, siento que decaigo,
Y de verdad apreciaría que estuvieras por aquí.
Ayúdame a volver a poner los pies en el suelo,
Por favor, por favor, ¿me ayudarás?

En lo personal, Help! significa para mí la renuncia de John a seguir al mando de su magna creación: The Beatles. No sería la primera persona en haber ansiado el éxito y una vez que lo consiguió terminara interrogándose si valió la pena. Desde la perspectiva que da el paso del tiempo se constata que muchos de los líderes jóvenes que revolucionaron la forma de ver y entender el mundo en la década de los 60’s del siglo pasado, sucumbieron a sus propios excesos. A mediados de esos años  la revolución cultural, musical y sexual se había convertido en un enorme despelote y muchos no vivieron lo suficiente para contarlo.

La canción Help! en ese sentido fue premonitoria. El exceso no es revolución. Quien respete a Lennon como un verdadero revolucionario (no como un santo) puede, gracias a Help! entender su complicado proceder posterior no solo como músico, sino también como hombre, esposo y padre repentino, como amante, como militante político. Quiso tomar alguna distancia y buscar un término medio pero lamentablemente no lo consiguió y tampoco impidió que esa fama que lo aturdía lo dejara en paz incluso libre de maníacos.

Dado que con Help! los Beatles comienzan a introducir nuevas temáticas a sus letras alejándose del yeah!, yeah!, yeah!, el mensaje de socorro de Lennon no fue captado en su exacta dimensión, como que, no obstante teniendo el tema el mismo título que la película, no se refería en nada a su trama (que por cierto es algo monse).

*(I Can’t Get No) Satisfaction: Composición: Mick Jagger & Keith Richards. Productor, Andrew Loog Oldham. Fecha de grabación: 12 de mayo de 1965. Lugar: RCA Estudios ubicado en el 6363 del Sunset Boulevard, Hollywood, California. Fecha de edición y lanzamiento al mercado: junio (Estados Unidos), agosto (Reino Unido) de 1965. Formato: single (45 rpm). Lado B: “The Under Assistant West Coast Promotion Man” (USA); “The Spyder and the Fly” (UK). Personal: The Rolling Stones, Mick Jagger (voz y coros); Keith Richards (guitarras eléctricas); Brian Jones (guitarra acústica); Bill Wyman (bajo); Charlie Watts (batería); Jack Nitzsche (piano, pandereta). Ubicación en las listas: # 1, Estados Unidos; # 1, Reino Unido. Actualmente está ubicada en el puesto 2 de las 500 mejores canciones de la historia según la revista Rolling Stone.


Ha sido considerada por muchos como el rock perfecto. Como tantos temas clásicos, provino de lo más recóndito del subconsciente de Keith Richards mientras dormía -quizás la mona de una juerga- luego de una de las presentaciones que los  Rolling Stones hicieran en Miami, Florida en su tercera gira por los Estados Unidos en la primavera de 1965. Keith ha contado hasta el hartazgo que una tonada que retumbó en su sueño lo hizo saltar de la cama y coger su grabadora de cinta y la guitarra para registrar las notas de la que estaba compuesta, para luego seguir durmiendo. Horas más tarde, al despertar, se dio con la sorpresa que el grabador había terminado de correr una cinta. Inquietado por saber qué se encontraba grabado en ella la rebobinó y la dejó correr hasta que escuchó lo que había grabado casi dormido. No recordaba haberlo hecho, pero lo que se escuchaba después del registro de las notas de guitarra era un solo de ronquidos desesperante.

Hay quienes dicen que la inspiración para el más famoso de los riff de rock de todos los tiempos fue las tonadas guitarreras de “Oh, Pretty Woman” de Roy Orbison (1964); mientras que para el título del tema, los Stones se basaron en la canción de Chuck Berry “30 Days” (1965) en el que dice: “I don’t get no satisfaction from the judge” (no consigo que el juez  satisfaga mis demandas).

El hecho es, que si hay algo que decir de (I Can’t Get No) Satisfaction, es que se trata de un tema cuyo sonido no pierde vigencia, en consecuencia es fiel reflejo de sus creadores, los Rolling Stones, unos tíos que se rehúsan a sentirse viejos o acabados pese a sus edades. Gracias a ellos y canciones como … Satisfaction”, como se le conoce comúnmente, la idea de envejecer para nuestra generación ha cambiado.

La estructura musical del tema terminó por darle forma a lo que se conocería como música rock, luego que la letra demoledora de Like A Rolling Stone de Dylan trazara el rumbo del contenido que debían tener las canciones.

… Satisfaction” es rock puro.

En él Mick Jagger, compositor de gran parte de la letra (el título del tema es de Keith), volcó todo su desencanto –al igual que Lennon en Help!- hacia lo que le ofrecía la fama y la cultura de los Estados Unidos, país al que los jóvenes de su generación miraban cual tierra prometida.

También fue el medio por el cual los Stones, liderados por Jagger, querían consolidar la imagen de hijos de la guayaba que se les había dado en su pelea por la popularidad con sus paisanos The Beatles. Parte de la letra hace referencia que ni la fama ni el dinero han podido darle al personaje del tema (Jagger) el sexo o goce sexual soñado. La voz de Jagger en las primeras líneas de la canción suena a un tipo refrenado, contenido, que termina por explotar víctima de su angustia:

No consigo estar satisfecho
No consigo estar satisfecho
Porque intento, intento, intento, intento
No lo consigo, No lo consigo 

Cuando estoy conduciendo mi coche
Y ese hombre aparece en la radio
Y me dice más y más
Acerca de información inútil
Que se supone debe encender mi imaginación
No lo consigo, Oh No No No
Hey hey hey, eso es lo que digo

Cuando estoy mirando la tele 
Y esa hombre aparece y me dice
Que tan blancas debería tener mis camisas
El no puede ser un hombre porque no fuma
Los mismos cigarros que yo
No lo consigo, no lo consigo, oh no no no
Hey hey hey, eso es lo que digo

Cuando estoy conduciendo alrededor del mundo
Y estoy haciendo esto y estoy cantando Aquello 
Y estoy tratando de levantarme alguna muchacha
Me Dice nene será mejor que vuelvas la próxima Semana
Porque verás, estoy indispuesta
No lo consigo, no lo consigo, oh no no no
Hey hey hey, eso es lo que digo

No consigo estar satisfecho
No puedo obtener ninguna reacción de una chica
Porque intento, intento, intento, intento
No lo consigo, no lo consigo.


La letra de la canción motivó a que inicialmente sea censurada por las emisoras de radio convencional del Reino Unido y que solo se propalase por las emisoras de radio pirata que hasta el año 1966 eran legales en ese país. En una presentación televisada de la banda en una emisora de los Estados Unidos, se distorsionó el audio en el momento que Jagger cantaba la parte que la chica le pedía que vuelva dentro de una semana hasta que le pase “la indisposición” que no era otra cosa que una referencia  solapada de la regla o menstruación.

MAX MARRUFFO S.