domingo, 20 de noviembre de 2011

LA PUESTA EN VALOR DEL RECUERDO Y NUESTRAS RADIOS LIMEÑAS

 Escucha mientras lees


American Pickers (Cazadores de Tesoros)
En mi curso de Derechos Reales les decía a mis alumnos que la basura que arrojan unos es la riqueza que encuentran otros. Sus rostros de sorpresa o desconfianza motivaban que yo mismo me preguntara si no estaba exagerando. Pero no, hoy más que nunca, lo afirmo y  se puede comprobar que es cierto.

El otro día llegué tarde a casa, no pude almorzar con mi familia, en consecuencia me tocó hacerlo con el televisor. Me puse a ver uno de mis programas favoritos: Cazadores de Tesoros (History Chanel). Estos no son otra cosa que una suerte de modernos ropavejeros que se dedican a comprar objetos viejos que algunos quieren deshacerse y otros lo tienen como parte de una colección que a nadie interesa, solo a ellos. Estos objetos representan en cierto modo la historia industrial, comercial y de consumo de los Estados Unidos. Cada objeto que ellos logran rescatar del pasado, ahora, en las manos de coleccionistas, diseñadores y decoradores de interiores son objetos de un alto valor. Se los venden a más del doble del precio que ellos pagaron.

Definitivamente, en los últimos años del siglo XX y en lo que va del presente se viene imponiendo una puesta en valor del pasado. A diferencia de otros tiempos, se entiende que lo moderno, lo presente no implica necesariamente un avance, un adelanto, una mejora. Cómo considerar un adelanto el hecho que el café en polvo que tomamos todas las mañanas venga ahora en sobres plásticos cuando antes venía en envases de latón con una cubierta de platina delgada que lo conservaba fresco y con su aroma original.

Lo mismo sucede con la música.

Ni la tecnología, los medios globalizados y las modernas técnicas de mercadeo han logrado imponer nuevamente a un artista o grupo de tal manera que trascienda su propia generación. Definitivamente lo que se escucha hoy en día no tiene la posibilidad de equipararse a lo producido en décadas anteriores a los 80’s. La prueba de ello es que, la música juvenil popular (el POP) está muriendo. La compra y venta de discos ha dejado de ser un hábito y un negocio. La atomización de la música ha logrado dispersar los gustos, las tendencias, las ideas y la afición misma. No existe la posibilidad de volver a medios de filtrado que alineen lo mejor de lo mejor de todas las corrientes y ordene el caos que actualmente existe.  Ya nadie vive de los discos que graba, ni las disqueras son lo que eran antes. Y nada tiene que ver la digitalización de la producción con todos sus problemas (pirateo, descargas ilegales por INTERNET, etc.), esto solo consiguió agravar la situación. Desde que algo llamado MTV incursionó como guía de gustos y modas, el rock'n'Roll (y todo lo que representa esta palabra compuesta por más que se trate de ritmos diversos) se jodió (1). Los músicos y su música pasaron, de los parlantes de los viejos gramófonos, radiolas, radios a bulbos y luego de transistores, a las pantallas del televisor. Dejaron de ser músicos para convertirse en personajes. No sorprende entonces que en estos tiempos una gran parte de los cantantes grupos de moda provengan de la industria de la televisión para pre-Teens y Teenagers. En todo caso, no sorprende que busquen las cámaras más que una buena sala de grabación para mantenerse a flote y que mezclen su arte con causas sociales por pura pose, cuando antes se hacía sólo por convicción; y que otros, ante esas mismas cámaras, repitan o imiten, sin vergüenza o empacho, el camino andado y debidamente identificado de uno anterior (como Lady Gaga lo hace respecto de Madonna).

Rebeldía de post-guerra
Hay, indudablemente, una marcada línea divisoria entre un pasado en que la música era considerado un arte y lo que hoy es solo considerado “negocio de la música”.

Mientras Janis se tomaba todo el Whisky que estaba a su alcance para que su voz sonara aún más herida; Shakira hoy nos vende perfumes.

El resultado final es que, ante esta situación, inevitablemente se recurre a viejos referentes para mantener a flote un espíritu que al parecer ya no existe en los nuevos elementos. El rock'n'roll surgió no del BluesCountrySwing, etc., surgió de la rebeldía, la inconformidad. Hoy todo el mundo parece estar satisfecho, ergo, hay escases de ideas innovadoras, por lo que, esos viejos referentes, deben asumir su rol de propulsores de nuevos tiempos, aunque resulte paradójico (2).

Es aquí donde la música del recuerdo u oldies asume importancia, abriéndose espacio dentro de la diversidad de géneros con el rótulo de Música Adulto-Contemporánea. Representa un nuevo rubro en la segmentación de la programación radial en todas partes del mundo y no resulta extraño que las nuevas generaciones formen parte de su audiencia (3). Lamentablemente, entre nosotros, como siempre, solo se difunde una pequeñísima porción de todo el espectro o universo que ha quedado registrado de los 40’s a los 70’s. De Los Panchos y La Matancera, de (los insufribles) Triny Lopez  y Neil Sedaka al comercial Chubby Checker y de Rapahael a Juan Gabriel no pasamos. Los programadores brincan, sea por ignorancia o intencionalmente, autores, cantantes y bandas, épocas, etapas, tendencias, como lo hicieron en el momento que esa misma música estaba vigente, lo que permitió (y permite) que seamos un país con escaza cultura musical (4). Yo denomino a esta actitud trivialización del recuerdo. Una simplificación que no se ve en otros lados.

Así, en nuestro medio, existen radios del “recuerdo” que sólo hacen girar una cantidad limitada de canciones como si en todos esos años se hayan producido sólo 10 ó 20 temas de importancia y calidad (una de esas es Radio Mágica). Otras combinan los 60’s y los 70’s con los 80’s sin entender que se trata de historias distintas e incompatibles (Doble 9 ya no es lo que era antes). Hay de las que difunden oldies latinos con la idea que esta es música sólo para gente de la tercera edad y no muestran interés de motivar su gusto en los jóvenes como sucede con la música anglosajona (La Inolvidable y Felicidad) (5).

A diferencia de los Cazadores de Tesoros, no se busca una puesta en valor del recuerdo, solo atosigar y acelerar su extinción. De seguir así, lograrán que el Bolero deje de escucharse con la muerte física del último de sus contemporáneos. Parece tema de una novela de ficción, pero tal y como se enfoca el asunto aquí, muy probablemente ocurrirá así.

Qué lástima.

Referencias:

(1) Por ello que suelo marginar la década de los 80’s porque produjo música con otra orientación, constituyendo otra historia que alguna vez tendrá alguien que se encargue de evaluarla y justificarla por lo que se hizo durante ella.

(2) A Dios gracias que a la fecha, se está dando un fenómeno que se autodenomina INDIGNADOS tanto en Europa como en los Estados Unidos. Es probable -y ojala así fuera- que éste movimiento encuentre su combustible nuevamente en el arte musical. Quizás, sería el comienzo otra vez de todo.

(3) También se abre paso como contenido de series de televisión. La más importante hoy por hoy: Glee.

(4) Que se agrava con la escasa circulación de revistas especializadas.

(5) Un caso excepcional (hasta patético) es el de Radio Mar Plus que pasa, como si fueran actuales, temas de los 80’s pertenecientes a la onda de la Salsa Sensual muy en boga aquellos años. Incluso forman parte de sus rankings de éxitos. El problema ahí es que no se atreven a poner material nuevo que vaya más allá de los patrones de la Salsa tal y como se ha conocido siempre en el Perú.

Notas:


Jackson Brown
The Load Out Stay son dos canciones contenidas en el álbum Running on Empty de Jackson Brown, año 1977. La primera escrita por él; mientras que la segunda es un cover de un clásico del año 1960, escrito por Maurice WilliamsThe Load Out es el surco número 9 del álbum; Stay, el surco número 10, pero siempre han sido tocadas (o pinchadas) juntas como un mix y así han trascendido la barrera de los recuerdos y así es como la interpreta Jackson Browne en vivo.

La versión que Ustedes escuchan es una presentación hecha en Londres en 1978.

Las dos canciones del álbum Running on Empty se grabaron originalmente también en vivo, pero en el año 1977, en el Merriweather Post Pavillion - Columbia, estado de Maryland (EE.UU.).

The Load Out hace referencia al ambiente  que existe luego de acabar un concierto, a los trabajos de desarmado del escenario, las luces, el equipo de sonido; al traslado y transporte de un lugar a otro de todo ello. Descripción que se hace desde la perspectiva de un músico, que solo siente estar vivo cuando está tocando, momento que no quiere que termine nunca.

Stay, por su parte, se refiere a las ganas de no acabar con el show, no obstante el músico recibe la orden de su mánager de hacerlo. Se queda y le da una canción más a su público. Es una suerte de homenaje al Bis, esto es, a la canción que se canta a pedido del público luego de concluir la presentación y cuando el artista o la banda ya se habían retirado.

El contenido de esas letras es lo que motivó a Jackson Browne a interpretarlas juntas, puesto que se complementan.

Estas dos canciones, además, bien pueden ser una suerte de Declaración de Principios de la música del recuerdo, la que, por más que la tecnología haya avanzado desde que muchos de los discos que la integran se grabaron en condiciones primitivas, mantiene aún vigencia no solo en la mente y recuerdo de sus contemporáneos sino también en la de muchos jóvenes de los cuales ni sus padres habían nacido cuando por primera vez fueron tocadas en la radio.

La afición y difusión de música del recuerdo u Oldies no tiene como finalidad desplazar lo contemporáneo ni reciclarla como nueva. Su finalidad es servir de inspiración para mejorar algo que indiscutiblemente anda mal. Es el segundo Renacimiento al que se somete la cultura universal.

Frank Fritz y Mike Wolfe 

Tema musical:
The Load Out/Stay: Jackson Brown-BBC In Concert Live At Shepherd’s Bush Teather-Londres 1978.
Para más información sobre éste tema ir a: Fichero de canciones

MAX MARRUFFO S.

sábado, 12 de noviembre de 2011

FESTIVAL DE ALTAMONT. CUANDO LA VIOLENCIA REEMPLAZÓ A LA MÚSICA

 Escucha mientras lees

Los Stones y los Hells Angels en Altamont 1969
Finales de 1969. Los Rolling Stones habían concluido con éxito su gira norteamericana, pero recibieron críticas por  el costo elevado de las entradas, lo que impidió a muchos seguidores poder ir a los conciertos. En razón de ello, decidieron dar uno gratuito. Se pensó en el Golden Gate Park de la ciudad de San Francisco. A mediados de ese año, tras la muerte de Brian Jones, los Stones reunieron una enorme multitud en el Hyde Park de Londres donde rindieron homenaje al desaparecido fundador del grupo. El resultado fue satisfactorio. En esta nueva ocasión prometieron que el concierto sería el Woodstock de la Costa Oeste estadounidense. Cuatro meses antes, varias ciudades de Nueva York habían visto colapsar su sistema vial por la masiva concurrencia de jóvenes al festival organizado en una granja del pequeño pueblo de Bethel, Condado de Sullivan, que no obstante se denominó Festival de Woodstock. Un disforzado Mick Jagger en conferencia de prensa, a efectos de generar mayor expectativa, señaló que el concierto se llevaría a cabo el día 6 de diciembre y que sería filmado, instando a los jóvenes a formar parte de la película, pero, intencionalmente, se abstuvo de indicar el lugar. Lo cierto es que ellos mismos no estaban seguros de conseguir los permisos que lo hicieran viable.

VINCULORELACIONADO:                                                                                                                 CINCUENTENARIO DE "LIKE A ROLLINGSTONE", "HELP!" Y "(I CAN'T GET NO) SATISFACTION"

Debido a que ese mismo día se llevaría a cabo un partido de fútbol americano, las autoridades de San Francisco negaron el permiso (1), por lo que se planteó como nueva alternativa el Sears Point Raceway, autopista de carreras ubicado en la ciudad de Sonoma, estado de California. Cuando el propietario de dicho autódromo exigió un porcentaje de las ganancias de la película, los Stones y su mánager se decidieron finalmente por el Altamont Spedway, una pista de carreras abandonada, ubicada en el condado de Alameda, al norte del mismo estado, que venía siendo ofrecida por su propietario con la única condición que se le diera participación de los ingresos por publicidad y se deposite una garantía por los posibles daños al local.

El Altamont Spedway presentaba el inconveniente de estar al borde de una colina, por lo que el escenario quedaría situado en una parte baja y el público por encima de él (2).

La decisión por el Altamont Spedway se tomó faltando pocos días para la fecha indicada por los artistas, lo que motivó improvisación en el montaje. No se implementaron baños, ni había agua potable, el sistema de sonido no fue lo suficientemente potente para que pudiera llegar a todos los espectadores, pero lo más grave fue que no había sitio para las postas médicas.

Faltando cuarenta y ocho horas, esto es, el día 4 de diciembre, se dio a conocer el lugar del evento.

Concurrieron cerca de 300,000 espectadores.

Sus Majestades Satánicas (3) compartieron cartelera con la Santana Band, Jefferson Airplane, Grateful Dead, Ike y Tina Turner, Crosby, Stills and Nash entre otros. Cuando llegó el momento de la presentación de los Grateful, se negaron a actuar debido al descontrol en el que había caído el festival. Santana, en su momento, tuvo que detener hasta en tres oportunidades su presentación por las constantes peleas entre el público y los Ángeles del Infierno.

En el concierto del Hyde Park los Rolling Stone habían contado con el apoyo de los Ángeles del Infierno de Londres - Inglaterra, por ello consideraron la recomendación de Jerry García, líder e integrante de Grateful Dead,  de solicitar los servicios de los Ángeles del Infierno - sección California para que se encarguen de preservar el orden, al menos de la parte del escenario. El error que cometieron los Stones fue el creer que la pandilla motorizada de California era tan dócil y casi inofensiva como sus colegas del otro lado del Atlántico.

Los Ángeles del Infierno (Hells Angels). Fotos arriba: Afiche del Altamont Spedway Free Festival ; imagen de la pendiente que daba al escenario.

The Hell’s Angels (4) (nombre original en inglés) es más que una pandilla, es una organización de motociclistas con ramificación en los diversos estados de la unión americana con extensión en otros países. Formados a finales de la década de los 40’s, han logrado, por medio de argucias legales, ser considerados intocables por el FBI y la CIA. Estos le atribuyen estar  mezclados en el tráfico ilícito de drogas, extorsión y homicidios. Su nombre proviene de fuerzas de combate americanos de la I y II Guerra Mundial, coetáneos con los míticos Tigres Voladores de la USA Air Force. Si bien su imagen suele ser asociada a la cultura Hippie, lo cierto es que Los Ángeles del Infierno nunca se consideraron tales y la relación con los miembros de la Generación de las Flores siempre fue tirante. En los años del Verano del Amor solían irrumpir violentamente en sus fiestas y mítines políticos, en estos últimos, repeliéndolos a golpes con la complacencia de la policía.

A lo largo del tiempo no se ha logrado desmentir la versión respecto que, para el festival, los Stones contrataron a los Ángeles por la suma de 500 dólares en cerveza, encargándoles, sobre todo, que no permitan que el público intente subir a la tarima del escenario.

El día del concierto los Hell’s Angels llegaron al autódromo abriéndose paso con sus motocicletas en medio de la apiñada multitud causando no solo molestias sino también algunos lesionados. Desde el inicio se mostraron rudos y no dudaron en atacar a la gente que se hallaba próxima al escenario con tacos de billar blandiéndolos cual mazos. La cosa se puso peor cuando algunos pandilleros borrachos y fumados atacaron al vocalista de Jefferson, Marty Balin, empujándolo y haciéndolo caer de cabeza desde el escenario y perder el conocimiento (5).


Todo esto quedó plasmado en el documental filmado por los hermanos Albert y Davis Maysles y Charlotte Zwering (un tal George Lucas trabajó como asistente de cámara), que recibió el nombre de Gimme Shelter y que fuera estrenado en el Festival de Cannes en 1971.


Habiéndoseles ido de las manos el control de la situación, los Rolling Stones subieron al escenario ya por la noche. Tan igual como lo sucedido con otros grupos, la confusión impidió a los Stones actuar de manera fluida. Cuando interpretaban la tercera canción, “Under My Thumb”, se desató una trifulca debido a que un joven afroamericano intento abrirse paso hasta el borde de la tarima del escenario, en su trayecto un Angel lo intercepta, en ese momento el joven afro de nombre Meredith Hunter saca un revolver pero el pandillero con mayor rapidez desenfunda su cuchillo y se lo clava a la altura del hombro y en otras partes del cuerpo en repetidas veces. Es en ese instante que la gente les abre campo permitiendo que las cámaras registren la escena. La acompañante de Hunter, una chica blanca, desesperadamente trató de detener al motorizado pero éste conjuntamente con otros pandilleros lo terminan moliendo a patadas.


Preciso instante, capturado por la cámara, cuando el Hell Angel Alan Passaro se apresta asestarle la puñalada a Meredith Hunter. Fotos arriba: Angels aporreando a los hippies con tacos de billar; Angels atacando a los músicos.

Meredith Hunter
Hunter es trasladado en una ambulancia mientras que su pareja aparece en imágenes llorando desconsoladamente al enterarse que había muerte casi de inmediato. Por su parte, Mick Jagger, Keith Richard, Charlie Wats, Mike Taylor y Bill Wyman, continuaron con su presentación para luego abandonar apresuradamente el Altamont Spedway en un helicóptero (en la película mencionada, los Stones se muestran perplejos por no haber tomado conocimiento de lo que realmente ocurrió).

En total, con la de Hunter, se produjeron cuatro muertes, las otras se produjeron a causa de accidentes de tránsito y sobredosis de droga.

Difundida la noticia del crimen, los medios reaccionaron ácidamente contra la banda británica. Los editores de la Rolling Stone Magazine  garantizaron a sus reporteros y articulistas absoluta independencia en tanto se trate de llegar a la verdad del asunto y se identifique a los responsables de los hechos.

Portada de la Revista Rolling Stone con una crónica
sobre los hechos: Déjalo Sangrar

La emisora de radio KSAN de San Francisco, dirigida por el periodista radial Stefan Ponek, desarrolló un programa en los días posteriores a la tragedia con línea telefónica abierta en la que los asistentes al fallido festival pudieron contar de primera mano lo ocurrido.

La muerte de Meredith Hunter fue atribuida al integrante de los Ángeles del Infierno, Alan Passaro, quien finalmente en 1972 fue absuelto del cargo de homicidio por considerarse que actuó en legítima defensa luego que su víctima sacara un revolver con la clara intención de herirlo.

El año 2005, 36 años después del hecho, se cerró definitivamente el caso al ser desestimada la hipótesis que un segundo Hell Angel habría intervenido en el apuñalamiento a Hunter.

Segunda conformación de los Rolling Stones (luego de la muerte de Brian Jones)
que participó en Altamont Spedway Free festival: de izq. a der. Charlie Wats,
Mike Taylor, Mick Jagger, Keith Richard, Bill Wyman.

El Altamont Spedway Free Festival, como fue denominado, pasó a la historia como el festival que envolvió con crespón negro una década en la que en algún momento, tal vez con exceso de ingenuidad, se pensó que el mundo, despojado de su materialidad, egoísmo y demás miserias podía ser distinto, esto es, un buen lugar donde vivir. El festival organizado con tanta ligereza por los Rolling Stones cubrió de sangre el mensaje de amor y paz difundido por la Generación de las Flores y del Verano del Amor, que recibió también el nombre de La Nación Woodstock: el movimiento Hippie.

A la vez, Altamont representó el final amargo de los grandes festivales musicales tales como Monterey y Woodstock (6). A partir de él, las bandas y cantantes apostarían por presentaciones individuales en grandes escenarios cerrados, sean estadios de fútbol o arenas deportivas, etapa conocida como la era del Rock de Estadio.

Referencias:
1. Antes, también se desechó el San Jose State un campo de entrenamiento en el que pocas semanas atrás se había desarrollado un festival musical por 3 días con la asistencia de 80,000 personas. Los Rolling Stones consideraron que la población no estaría feliz de que se lleve a cabo otro festival en tan corto tiempo.
2. Este detalle motivó que el público, durante las actuaciones, se precipitara constantemente hacia el borde del escenario, lo que era entendido por los Hells Angels como intento de causar desorden.
3. Nombre del álbum lanzado en 1967 con el que también se alude a The Rolling Stones.
4. La película “El Salvaje”, protagonizada por Marlon Brando y dirigida por László Benedek, estrenada en 1953, narra una historia real ocurrida en Hollister - California en 1947, cuando un grupo de motociclistas irrumpe en dicha localidad causando desmanes.
5. Entre otros tantos hechos violentos de aquella jornada, se dio el caso que una chica al perder el equilibrio hizo caer de costado la moto de uno de los pandilleros. El dueño de la misma reaccionó violentamente golpeando a la desafortunada mujer. Luego, trato de justificar su comportamiento diciendo que esos melenudos creen que nuestras motos cuestan 50 dólares y no se dan cuenta que para nosotros (Los Ángeles del Infierno) representan todo en nuestras vidas, por lo que estamos dispuesto a todo con tal de protegerlas…
6. A comienzos de los 70’s, se siguieron desarrollando otros festivales con carteles conformados por varias bandas y artistas (tales como los que aparecen en la película Festival Express, dirigida por Bob Smeaton, año 1970, estrenada por vez primera en Toronto - Canadá el año 2003) pero la nota común en todos ellos era el descontento por parte del público respecto del precio de las entradas. En muchos, la reacción de los que no tenía dinero para comprar su boleto fue violenta obligando a los organizadores a abrir las puertas y cerrar las taquillas. Cabe mencionar que lo ocurrido en Woodstock -cuando se declaró libre el ingreso a las pocas horas de iniciado- se debió más que nada a la situación causada por el exceso de público y no por un afán altruista. Luego de Woodstock pocos organizadores querían hacer festivales gratuitos. Este fue otro elemento que acabó con aquel tipo de organización.
Soundtrack:
Sympathy for the Devil,
Wild Horses,
Brown Sugar,
Under My Thumb:
The Rolling Stones
Para más información sobre los temas musicales entrar a Fichero de canciones

VINCULO RELACIONADO:                                                                                                                              
CINCUENTENARIO DE "LIKE A ROLLINGSTONE", "HELP!" Y "(I CAN'T GET NO) SATISFACTION"

MAX MARRUFFO S.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

EL DULCE SEÑOR: GEORGE HARRISON

 Escucha mientras lees

A diez años de su partida.
George Harrison durante la filmación de la película Help!
Esta fotografía forma parte de la tapa (carátula) del libro
 GEORGE HARRISON: LIVING IN THE MATERIAL WORLD
escrito por la viuda de George, Olivia Arias.
Quizá el destino siempre quiso que George Harrison mantenga un perfil bajo. Su muerte misma -29 de noviembre de 2001- no tuvo un marco melodramático como la de otros héroes del rock’n’roll (Hendrix, Joplin, Jones, Morrison, Bonham, Lennon, etc.). Como cualquier persona común y corriente envejeció, enfermó y murió. Pero, como ocurre con un amigo querido, su desaparición nos llenó de honda tristeza.

Y de hecho, esto es lo que George siempre buscó y agradeció, el respeto y la admiración moderada y franca, no el fanatismo irracional y cómplice. Por ello, el haber muerto por causas naturales no le debe haber desagradado en lo absoluto. El haber sido considerado el beatle de atrás, menos.

Desde su lecho de muerte, a través de Olivia -su mujer- transmitió a sus seguidores un mensaje de despedida sin grandilocuencias ni aspavientos: “Amaos los unos a los otros” el mensaje cristiano válido también para la fe que profesó con fervor, la fe en Krishna.

De haber muerto por una sobredosis, acribillado a balazos o asfixiado con su vómito luego de una borrachera, difícilmente hubiera podido decir algo con sentido, algo que trascienda, que nos llene y que nos permita darnos cuenta lo grande que fue.

Harrison era una persona muy inteligente, observadora, reflexiva, caustica, profundamente espiritual y de muy buen sentido del humor.

Sin él, la música de The Beatles hubiera tenido otra suerte. Es harto probable que él supiera y fuera consiente del valor de su aportación. Por ello nunca le molestó el protagonismo de sus compañeros. Sabía quién era.

En la segunda etapa del cuarteto, sus canciones tuvieron la sensibilidad que iban perdiendo las de John y Paul enfrascados en su lucha de egos.

Su creatividad permitió para la música pop abrir rutas de experimentación con sonidos del mundo.

Hoy, que la posibilidad de ver reunido nuevamente al mejor grupo de rock’n’roll de todos los tiempos es naturalmente nula, entre los beatlemaníacos se viene dando una suerte de revisión al mensaje, a la música, al fenómeno, pues la historia casi terminó. No queda mucho por esperar.

Y esta revisión concluye siempre resaltando la figura de George Harrison, rescatándola, trayéndola hacia el frente, alineándola con las de Lennon y McCartney, ya no más dejándola detrás de ellos.

Algo de esto se materializa en las palabras de David Aames (Tom Cruise) el personaje principal de la película Vanilla Sky. Tras reflexionar sobre su grupo musical preferido termina confesando un secreto: "siempre mi favorito fue George".

Del mismo modo, en I am Sam película con Seam Penn y Michelle Pfeiffer. Sam Dawson (Penn), que adolece de retardo mental, con el propósito de alentar a la desesperanzada abogada  que patrocina su causa (Pfeiffer), le cuenta que George siempre se quejaba que no sabía escribir canciones y concluye: "pero terminó escribiendo Here Comes the Sun". Ella le responde: "¿Sabes? A mí siempre me gustó George".

Hoy, a mis 49 años, beatlemanìaco desde los 11, ya cónyuge y padre, en que mis alardes de revolucionario no han cejado pero si se han moderado, también digo: "Mi beatle favorito es George".

“Los Beatles no volverán a tocar juntos mientras John siga muerto”
George Harrison

video
The Beatles: "I'm Happy Just To Dance Whit You"

video
George Harrison, Eric Clapton y otros: "While my Guitar Gently Weep"

Presentación de Paul McCartney en Lima (09-05-11).
Una de las canciones más aplaudidas y acompañadas
por el público fue esta, Something, de George Harrison,
donde Paul pone mucho corazón.


VER VÍNCULOS RELACIONADOS:




Soundtrack:

You: George Harrison (1975)

Para más información sobre este tema leer Fichero de Canciones

MAX MARRUFFO S.